logo

México rulfiano.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.


Con motivo de la celebración del primer centenario del inicio de la Revolución Mexicana, tomé cuatro fotos inspiradas en la obra de Juan Rulfo, autor representante del realismo posrevolucionario:

1. La orfandad.

Rulfo nunca pudo superar su orfandad. En su cuento ¡Diles que no me maten! escribió: “es algo difícil crecer sabiendo que la cosa de donde podemos agarrarnos para enraizar está muerta. Con nosotros, eso pasó”. El padre ausente se encuentra en la foto que sigue a estas líneas y su madre muerta está representada en la foto del páramo.
La orfandad.

2. El páramo.

Para nosotros, la tierra nos ha dado la vida; nos alimenta, nos da hogar, nos da calor… es nuestra madre. Sin embargo, Rulfo vio a la tierra de una manera distinta: seca, árida, muerta como su propia madre. ¡Cuán desoladora es la vida cuando la madre, la tierra, está muerta! Si Rulfo se pudiese levantar de su tumba, Juan el zombi Rulfo se volvería a morir al darse cuenta que ¡el campo que denunció a lo largo de toda su obra sigue igual! Sigue igual la miseria, el dolor, el hambre y la injusticia que sufre el campesino. ¿Cuándo le hará justicia al campesino la Revolución Mexicana?
El páramo.

3. El cacique.

Pedro Páramo, con el corazón seco como una piedra para sus paisanos, representa al cacique mexicano: el odio, la opresión, la injusticia… el apoderamiento de las tierras ajenas. Ante la impotencia del desprotegido, “no se puede contra lo que no se puede”, dice un campesino al señor delegado que no escucha sus necesidades en el cuento Nos han dado la tierra. Sin duda, el cacique opera con la complicidad de las autoridades… ¡en la actualidad! Hoy los caciques, por ejemplo, son los grandes capos del narcotráfico.

El 30 de agosto pasado, la Comisión de Desarrollo Municipal de la Cámara de Senadores presentó una radiografía sobre el narcotráfico en México. En sus conclusiones, los legisladores establecen, por ejemplo, que los capos de la droga controlan grandes extensiones territoriales en las que el Estado ya no puede gobernar a través de sus instituciones.
El estudio aporta un dato revelador: las redes del narcotráfico mantienen bajo su control 71% del territorio nacional.
Ravelo, Ricardo. “Los cárteles imponen su ley”. Revista Proceso. México. CISA / Comunicación e Información. 24 de octubre de 2010. Página 8. Edición 1773.

La tercera foto de esta serie muestra un gran contraste: una vivienda de cemento de dos plantas en el fondo y otra casa de madera en el primer plano. Ambas casas están habitadas por familias distintas. Para tener una mejor idea del contraste en el que vivimos, cito los periódicos La Jornada y El Economista:

La décima parte de los mexicanos que está en la punta de la pirámide de la riqueza, concentró ingresos por el equivalente a 439 mil 597.2 millones de dólares, cantidad que representó 41.3 por ciento del ingreso total nacional, indicaron los datos del organismo (Banco Mundial), publicados en el reporte Indicadores del desarrollo mundial. […] (En sentido inverso,) la décima parte de los mexicanos más pobres recibió 1.2 por ciento del ingreso total. […] El Banco Mundial ubicó a México como la decimotercera economía del mundo, aunque situó al país en el sitio 75 de 186 países si la medición se hace respecto de la capacidad de compra del ingreso de sus habitantes.
González Amador, Roberto. “Se agudizó la concentración del ingreso en México, revela el BM”. Periódico La Jornada. 21 de abril de 2010. Página 24.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), creado en el 2004 para medir la pobreza, en el 2000 había 24.1 millones de personas en condición de pobreza alimentaria; en el 2002, 20.0 millones; en el 2004, 17.4 millones; en el 2006, 13.8 millones, pero en el 2008 eran 18.2 millones. […] Los datos que ahora se conocen sobre la pobreza no contemplan los efectos de la crisis del 2009. Todo indica que los números van a ser todavía más graves cuando se haga la medición del 2010.
Aguilar Valenzuela, Rubén. “La pobreza extrema en México”. Periódico El Economista. 5 de marzo de 2010. Sección sociedad.

El cacique.

4. El fuego.

Desde los remotos tiempos en que se logró controlar el fuego, este elemento ha simbolizado muchas cosas: el calor; la salud, ya que permite la cocción de los alimentos; la luz del conocimiento… Con este último símbolo, el de la luz del conocimiento, nos vamos a quedar. Al simbolizar el fuego al saber, en las clases medias y altas es más fácil su acceso: abrimos el grifo del agua caliente y automáticamente se calienta el agua para nuestro goce; por otro lado, en algunos pueblos mexicanos, ¡estas comodidades aún no las tienen!, para poder calentar el agua hay que ir a cortar la leña al monte. Si el fuego es la luz del conocimiento, para las clases medias y altas es más fácil acceder a él que para las marginadas que perpetúan su pobreza al no estudiar; “ya descansaremos bien a bien cuando estemos muertos”, dice un personaje en el cuento Talpa refiriéndose al gran peregrinar y arduo trabajo que exige la vida.
El fuego.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Datos.

  • Fecha:
    20 de noviembre de 2010.
  • Lugar:
    México.
  • Sígueme en Facebook: